La reina del Carnaval de Barranquilla

Carnaval de Barranquilla

Uno de los eventos más concurridos en Barranquilla es la tan esperada elección y coronación de la reina del Carnaval de Barranquilla, quien se convierte en la principal anfitriona de dichas festividades, ya que es seleccionada para dirigir y amenizar el carnaval. La reina escogida anualmente por la Junta Directiva de la Fundación Carnaval de Barranquilla, la cual está al mando de la organización del Carnaval.

Ser reina del Carnaval de Barranquilla requiere una formación integral que toma años y que involucra a toda la familia. Desde que la joven empieza a florecer, la familia la visiona o no como una futura reina del carnaval, por eso unen sus esfuerzos para lograr tal propósito.

Tener aptitudes especiales, hacen parte de las múltiples cualidades de toda reina del Carnaval de Barranquilla. Ella principalmente debe ser una joven barranquillera alegre, inteligente y con sabor costeño; con conocimiento pleno de las festividades que representa y que sienta con pasión el folclor de su tierra.

Una de las principales misiones de la reina del Carnaval de Barranquilla es la lectura del bando a mediados del mes de enero, donde promulga la ley que todas las personas asistentes al Carnaval de Barranquilla deben cumplir: “bailar y gozar hasta que el cuerpo aguante”.

Luego durante la Batalla de Flores, que da inicio oficial al Carnaval de Barranquilla, ameniza y preside la fiesta en su excepcional carroza, seguida de numerosas comparsas y cumbiambas folclóricas. Además, va a la cabeza de famosas comparsas como la danza de El Garabato y el popular desfile de la Guacherna; como también preside la Gran Parada y el Festival de Orquestas.

Alterno a la elección de la reina del Carnaval de Barranquilla, cada barrio en la ciudad elige a su representante durante una fiesta popular para que los represente en el reinado “Reina de Reinas”. La candidata seleccionada acompaña a la reina del Carnaval de Barranquilla durante la Batalla de Flores.
Es entonces una agenda agotadora la que debe cumplir toda reina del Carnaval de Barranquilla, bajo la responsabilidad social e histórica que conducen sus puestas en escena.